ESCENARIO GEOGRÁFICO Y METEOROLÓGICO

El País Vasco (Euskadi) está situado al Norte de la Península Ibérica en la parte oriental de la costa cantábrica ocupa una extensión de 7233 Km2 con una población del orden de 2.098.055 habitantes (390 habitantes/Km2).

 

En cuanto a su geografía, Euskadi aparece delimitado entre la costa cantábrica y el valle del Ebro flanqueado por la cordillera Cantábrica al oeste y los Pirineos al Este, al Sur cerrado por los Macizos de la Demanda y Sierra Cebollera pertenecientes al sistema Ibérico.

 

Euskadi

 

Esta situación determina el que el entramado de montañas y valles disloque los vientos y detenga las nubes en su trayectoria de Norte a Sur y de Sur a Norte. El aire que penetra por el Norte bien sea templado y húmedo ó en ocasiones frío y seco se trasvasa después de filtrarse por el enrejado orográfico hacia el NW (penetrando por el valle del Ebro) y hacia el NE (penetrando por la cuenca del Duero y la Meseta Superior).

 

Por otra parte el aire que proviene del interior de la Península, bien sea templado y húmedo del SW (Asociado al temporal del Atlántico) o bien del SE (asociado al temporal del mediterráneo) o bien aire reseco y recalentado asociado a olas de calor después de cruzar los Montes Vascos llega a la costa seco y sin nubes con temperaturas elevadas y ambiente soleado.

 

La costa cantábrica es recortada y abrupta frente a un mar bravío, la curvatura cóncava del Golfo de Vizcaya favorece la ciclogénesis de tal forma que hay borrascas que se forman en ella ó y si llegan formadas incluso se refuerzan en ella.

 

Por otra parte las costas constituyen una frontera brusca entre las superficies que presentan variaciones de temperatura muy diferentes como ocurre en la Costa Vasca. Las diferencias de temperatura mar-tierra producen una circulación de brisas entre la tierra y el mar.

 

Otro aspecto a destacar en el escenario geográfico son los valles y las montañas que también generan una circulación térmica con "un ciclo diurno".

 

Las montañas, colinas, valles e incluso las diferentes alturas de edificios de una gran ciudad, disminuyen la velocidad de los vientos, aminorando el movimiento horizontal del aire. Este hecho determina que la dispersión de contaminantes pase a depender del movimiento vertical del aire.

 

 La zona septentrional de la costa vasca que está abierta a la influencia directa del mar Cantábrico tiene clima suave y húmedo, mientras que la zona meridional con influencia de la Meseta y del Valle del Ebro es más seca y soleada.

 

Todas estas peculiaridades van a repercutir de manera notable en la calidad del aire de la Comunidad Autónoma del País Vasco.

 

Enlaces de Interés

    Vuelve al inico de esta página